miércoles, 1 de noviembre de 2006

Día de los difuntos: Persianas en el cementerio

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Me parece que lo que querías mostrar eran las persianas. Es por lo que la foto la veo quizás algo dispersa. Demasidas cosas a las que mirar y además esas ramas tapan demasiado el cuadro.
Todo lo contrario veo en la foto de Elvas. ¡Que alegría ver ese cielo azul! Sobre todo si como dices no usas polarizador.
OjoPinta

Miguel Roa dijo...

Llevas razón como casi siempre, era el absurdo de las persianas tapando las lápidas, es una foto con intención descriptiva de esa situación, no me paré a buscar mejores encuadres, ese día habíamos ido a visitar el cementerio pero no había mucho tiempo de pararse pero esas persianas me llegaron a lo más hondo y esas cruces negras para dignificarlas. Es en noviembre (todo el més) cuando se exhiben en sus esplendor las lápidas, las tumbas, las flores, las luces, ... todas las tardes se va a encender luminarias que permanecerán toda la noche encendidas y visibles desde el pueblo. Costumbre y ritos.

Miguel Roa dijo...

No uso polarizador ahora, siempre me gustó mucho ese filtro, me gustan los cielos prácticamente negros y brillando los colores claros al sol. Ahora sólo aprovecho la polarización natural de la atmósfera y si acaso contrasto algo con el Photoshop (laboratorio moderno).
Voy a intentar usar el polarizador delante del objetivo de manera manual, aunque será incómodo, a ver lo que sucede. Todavía no dispongo de una reflex digital, espero que se solucionen los problemas de suciedad del sensor y que los precios bajen a cotas más razonables. Además ahora tengo una digital con zoon x 10 que me va a costar trabajo sustituir por un teleobjetivo de una reflex, demasiado caso y una lata ir con demasiaos accesorios si además pesan.
¿Qué equipo utilizas tu? ¿Dónde podemos ver alguna fotografía tuya?

Miguel Roa dijo...

Si no hubiese sido por la coincidencia del día de los Santos y de los Difuntos no la habría puesto esta foto, pero la utilicé en otro blog para hablar de las costumbres y no me resistí a ponerla.