sábado, 28 de agosto de 2010

Viaje a Alemania (Heidelberg I)

19 de julio Heidelberg

"Heidelberg está en el valle del Neckar, el nombre viene de una palabra celta que quiere decir aguas bravas, en este estado de Baden Wurtemberg está la Selva negra entre Karlsruhe y Friburgo, que es la ciudad más soleada de Alemania, donde están la mayoría de las centrales eólicas y solares.

Llegando a la ciudad veo campos de cereal y remolacha, mientras vamos llegando nos cuenta Cristina que los Estados no tienen las vacaciones escolares en el mismo periodo, son seis semanas pero los estados del norte son los primeros en tenerlas, luego los del centro y después los del sur, lo hacen para evitar problemas de caos y para no dejar de producir. Todos los escolares tienen seis semanas de vacaciones en verano, cuando la temperatura sobrepasa los 30ºC no tienen colegio, pero si está por debajo de 10 bajo cero sí van, están preparados para el frío pero no para el calor.

Heidelberg es preciosa, muy verde, el Neckar la divide en dos, la ciudad antigua a un lado y al otro una zona residencial, con un bosque en el que hay un paseo sobre el río entre árboles con vistas extraordinarias y le llaman el camino de los filósofos, en esa orilla hay mucha gente tumbada en el césped al sol y bastantes barcos, canoas y botes.

Vamos a comer a un restaurante del centro histórico y allí nos encontramos con Marcela, la guía local, es peruana, lleva muchos años aquí y realmente es una guía cinco estrellas.

Lo primero que nos enseña es la iglesia de los jesuitas, a quienes les dieron un terreno enorme en el XVIII, pero cuando la capital del Palatinado cambió a Manheim se trasladaron allí, esta parroquia se llama del Espíritu Santo, en la fachada de piedra roja están San Francisco Javier y San Ignacio de Loyola,  y tiene un remate de alerones como la de Vignola de Roma, el interior es muy sencillo, nave única con pilares, capiteles corintios policromados en verde y dorado y un entablamento tipo Palladio, bóveda de lunetos y esculturas doradas, el coro en los pies."

Texto: Ximena Prieto

No hay comentarios: